Converticcorreo twitter youtube flickr facebook

noticiasfotosaudiosvideos

Archivar

martes, 13 de marzo de 2018

“No se puede seguir alimentando el estigma que se ha creado frente a plantas y sustancias que representan beneficios potenciales para la humanidad”: Ministro Gil Botero

Viena (Austria), 13 de marzo de 2018. Durante un evento paralelo que hace parte del 61º Periodo de Sesiones de la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas que se cumple en Viena (Austria), el Ministro de Justicia y del Derecho, Enrique Gil Botero, calificó como una paradoja el que el mandato de los gobiernos de proteger la salud y el bienestar de la humanidad a través de las Convenciones de Drogas comprometa el acceso de millones de personas a medicamentos para el alivio del dolor u otras dolencias.


El alto funcionario realizó este pronunciamiento durante una intervención en la que disertó sobre los usos lícitos y los mercados para el cannabis medicinal, la hoja de coca y la amapola, y en la que reiteró el enfoque de salud pública, Derechos Humanos y desarrollo que deben tener las políticas de drogas. 

Gil Botero afirmó que no se puede seguir privando a las personas de medicamentos o productos necesarios en virtud del control a la producción ilícita de drogas, ni seguir alimentando el estigma se ha creado frente a plantas y sustancias que representan beneficios potenciales para la humanidad. Y agregó, citando el caso de la amapola, que dicha planta es fuente de una amplia producción mundial de analgésicos opioides, considerados esenciales por la Organización Mundial de la Salud.

En cuanto al cannabis, el jefe de la cartera de Justicia lamentó que en la actualidad los países que avanzan en la regulación de este mercado para fines médicos y científicos, como Colombia, encuentren muchas dificultades para que esta industria lícita naciente acceda a la banca internacional. Y recalcó que persiste un estigma sobre la posibilidad de que los pacientes reciban salud y bienestar a través de medicamentos provenientes de esta planta, pues el Sistema Internacional de Fiscalización de las Drogas sigue sin reconocer la utilidad terapéutica que ofrece.

“Tiene poco sentido que los pacientes que se pueden beneficiar de medicamentos o fitoterapeúticos elaborados con cannabis tengan menos derechos a acceder a estos, que quienes se benefician de los analgésicos opiáceos”, señaló el Ministro, quien calificó dicha circunstancia como una contradicción que afecta los derechos humanos y abogó por una regulación que permita que los pacientes accedan a ellos bajo prescripción médica.

Gil Botero recordó que Colombia es uno de los 23 países que ha desarrollado una regulación legal para permitir la explotación, procesamiento y uso médico y científico del cannabis, y que desde 2015 viene trabajado para permitir el acceso a medicamentos con eficacia y calidad. “Diseñamos un modelo integral que contempla toda la cadena de producción y esperamos insertarnos en esta creciente industria mundial para responder a las necesidades médicas y terapéuticas de colombianos y ciudadanos de otras latitudes”, aseguró.

El alto funcionario dijo que para Colombia la industria del cannabis representa una oportunidad de desarrollo para comunidades rurales, muchas de ellas víctimas del conflicto armado y del problema mundial de las drogas. “Este nuevo mercado abre posibilidades comerciales para el país, sobre todo en este momento en el que la transición a la paz nos demanda políticas innovadoras de desarrollo para atender las necesidades de una parte del país históricamente rezagada”, señaló al asegurar que “sería fascinante conocer más sobre las posibilidades médicas e industriales, no solo del cannabis, sino también de la coca”.

El Ministro finalizó su intervención manifestando que toda posibilidad de industria tiene que ser respaldada por una liberación del estigma respecto de la coca y de las investigaciones que se puedan hacer sobre la misma. “Impulsamos el debate internacional sobre la reforma de la Política Mundial de Drogas no para legalizar las drogas, sino para humanizar las políticas. El gran reto es responder a esta problemática desde su multidimensionalidad y acorde con las dinámicas particulares de cada país, cada territorio y cada persona. Ese es el camino para avanzar”, puntualizó.

Su Nombre.
Su correo.
Asunto
Ingrese su mensaje...
x

 

 

  •  

                   

    Calle 53 No. 13 - 27 - Bogotá D.C., Colombia
    PBX (+57)(1) 444 31 00
    Línea de atención al ciudadano 01-800-09-11170 
    Correo Electrónico: servicio.ciudadano@minjusticia.gov.co 
    Horario de atención: Lunes a Viernes de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. 
    Correspondencia: Carrera 13 No. 52 - 95 Bogotá
    Lunes a Viernes de 8:00 a.m. a 3:30 p.m. jornada continua.

    Enviar PQRD (Peticiones, quejas y reclamos)


    Mapa del Sitio

    Objetivos


    Links de interes

    Políticas de Privacidad y Condiciones de Uso - Última Actualización:     -